menu2finaltop2

CÓDIGO DE CONDUCTA EMPRESARIAL DE SOLPLAST, S.A.

Qué es el Código de Conducta Empresarial de Solplast, S.A.

El código de conducta empresarial de Solplast, S.A. es el núcleo que identifica el estándar de conducta que la Sociedad quiere observar en toda su actividad empresarial. Se trata de un estándar de conducta normalmente más exigente que el definido por la legislación aplicable en los distintos países en los que la Sociedad desarrolla su actividad.

Supone la articulación de un conjunto de principios/valores en el comportamiento empresarial, así como en la conducta de los directivos y de los empleados de la Sociedad. El código de conducta empresarial también es un reflejo escrito de un compromiso público de la Sociedad con esos principios/valores.

El código de conducta ha sido definido por el Consejo de Administración/los administradores de la Sociedad como máximo órgano de administración y supone un compromiso de máximo nivel.

Qué no es el Código de Conducta Empresarial de Solplast, S.A.

El código de conducta no es ningún sustituto de las normas legales que resulten de aplicación en cada caso y en cada territorio, ni pueden contradecir las obligaciones válidamente asumidas en cada caso concreto mediante contrato o negociación colectiva.

Tampoco constituye una regulación exhaustiva interna de la compañía. La Sociedad tiene reglas y normas internas de control distintas del código de conducta –aunque compatibles con el mismo – que han sido debidamente aprobadas y difundidas dentro de la organización y que deben ser, en consecuencia, conocidas y cumplidas.

A quién va dirigido

El código de conducta empresarial de Solplast va dirigido a las personas y entidades que son sus destinatarios directos (destinatarios) y también a quienes han de ser o pueden ser conocedores del mismo (conocedores).

Son destinatarios del Código de Conducta Empresarial de Solplast, S.A. en primer lugar todos los que prestan servicios en la Sociedad en calidad de administradores, directivos y trabajadores, quienes deberán ajustar su conducta a los estándares establecidos en el mismo.

Igualmente son destinatarios del código de conducta los representantes, mandatarios, agentes, mediadores y otras personas físicas o jurídicas que colaboren habitualmente con la empresa en operaciones vinculadas a su objeto social, o actúen en interés o en nombre y representación de la Sociedad. Estas personas o entidades deberán ajustar su conducta a los estándares del código siempre que representen o gestionen intereses de Solplast, S.A.

Los principales conocedores del código de conducta de Solplast, S.A. son los clientes, proveedores, asesores y demás personas o entidades que se relacionen con Solplast, S.A. por razones profesionales o de negocios. Todas estas personas, además de ser informados por Solplast, S.A. para poder conocer el código, deberán aceptar que, en las relaciones profesionales o de negocios con Solplast, S.A. la conducta de la compañía y de las personas físicas destinatarias de este código se rija por lo establecido en el mismo.

Solplast, S.A. determinará la modalidad de formalización contractual que la aceptación del Código por parte de dichas personas deba adoptar en cada caso.

En último lugar, el código de conducta va dirigido a cualquier persona que no tenga relaciones directas con Solplast, S.A., pero que tenga interés en conocer los principios/valores que rigen su conducta empresarial o en poner en conocimiento de la mismo Sociedad la infracción de las reglas de este código de conducta.

Qué efecto se espera que tenga

El efecto principal que se espera de este código es que facilite a todos sus destinatarios y conocedores el conocimiento de los estándares de conducta que deberán observar o respetar, según los casos. En último lugar, se espera que tanto los destinatarios como los conocedores del código de conducta colaboren en evitar su vulneración.

Qué efecto se espera que no tenga

El efecto que no se espera que tenga el código de conducta de Solplast, S.A. es que haga creer a alguno o todos sus destinatarios que están dispensados del deber de conocer y cumplir las normas legales o internas de la empresa que les resultan exigibles. Tampoco se espera que la existencia o el contenido del código pueda ser utilizado por sus destinatarios con el fin de crear confusión y/o discrepancias en cuanto a su interpretación, tendentes a obstaculizar de algún modo su cumplimiento.

Otro efecto que tampoco se puede esperar del código de conducta es que el mismo resuelva por sí solo todos los casos y todas las dudas que se puedan plantear para dar cumplimiento a los principios/valores de conducta empresarial de Solplast, S.A.